29 de octubre de 2020

El final de Gambito de Dama, explicado: ¿Hay esperanza para Beth Harmon?

El final de Gambito de Dama, explicado: ¿Hay esperanza para Beth Harmon?
Anya Taylor-Joy protagoniza Gambito de dama - NETFLIX

   MADRID, 29 Oct. (CulturaOcio) -

   Anya Taylor-Joy (Múltiple, Los Nuevos Mutantes) protagoniza en Netflix Gambito de Dama, la miniserie que sigue los pasos de una prodigiosa pero atormentada joven que lucha por hacerse un hueco en el mundo del ajedrez profesional. Una jugadora excepcional que deberá canalizar su enorme talento a la vez que lidia con sus graves problemas y adicciones. ¿Hay esperanza para Beth Harmon tras el último episodio?

(( AVISO: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS ))

   "Es todo un mundo en solo 64 cuadrados", explica Beth a un periodista en el tercer episodio, en referencia a cómo el tablero de ajedrez le proporciona una sensación de control y paz. "Me siento segura en él. Puedo controlarlo, puedo dominarlo. Y es predecible", añade la joven, que desde un comienzo muestra graves problemas para relacionarse con la gente de su entorno.

   La serie comienza con el segundo encuentro entre Beth y el campeón ruso Vasily Borgov, al cual ella llega tarde por el abuso de alcohol la noche anterior. La infancia de Beth no ha sido nada fácil. A través de flashbacks se explica que tras la muerte de su madre en un accidente es llevada a un orfanato para niñas, donde aprenderá a jugar al ajedrez y lo utilizará como vía de escape de su triste realidad.

   Por desgracia, en el orfanato también están legalmente autorizados para dar tranquilizantes a las niñas, por lo que Beth desarrolla una adicción a los fármacos, que más tarde se transformará en un severo alcoholismo. Y aunque al principio parece que los estupefacientes la ayudan a ser más creativa, también le acarrea serios problemas, tanto a nivel personal como profesional.

   Pronto empieza a tener visiones inducidas por las drogas en las que analiza de un modo casi místico las tácticas perfectas para ganar al ajedrez. De este modo se mete en una espiral de autodestrucción a base de narcóticos como supuesta forma de aprovechar al máximo su talento.

   Cuando su madre adoptiva Alma, muere, Beth olvida toda esperanza de desengancharse, haciendo caso omiso de todas las advertencias de sus amigos. Es entonces cuando la serie vuelve a la partida contra Vasily Borgov y la joven se da cuenta que, pese a toda la preparación y todas las experiencias que ha vivido, nunca estará preparada para enfrentarse al campeón del mundo.

   Como ajedrecista se encuentra en el peor momento de su carrera, y su círculo depresivo se va cercando sobre ella hasta que, ya en Estados Unidos, vuelve a su vida su amiga de la infancia Jolene, con la que comenzó a consumir pastillas a escondidas en el orfanato. Gracias a ella, Beth encuentra un atisbo de esperanza, y poco a poco va reduciendo su consumo, dando a entender en los últimos minutos que aún tiene una segunda oportunidad.

   La serie termina con el funeral del Sr. Shaibel, el hombre que la enseñó a jugar al ajedrez, y con Beth desmoronándose definitivamente al descubrir por unos recortes de prensa de su despacho que siempre estuvo siguiendo su carrera.

   La secuencia final ve a la protagonista paseando por un parque de Rusia donde los ancianos juegan al ajedrez. Uno de ellos, tras felicitarla, le reta a echar una partida. Y, como en una reminiscencia de sus clases con Shaibel en el orfanato, Beth se sienta a jugar, posiblemente convertida, ahora sí, en la mejor jugadora de ajedrez del mundo.

Para leer más