8 de noviembre de 2017

Críticas a los creadores de Stranger Things por obligar a besarse a dos de los niños protagonistas

Críticas a los creadores de Stranger Things por obligar a besarse a dos de los niños protagonistas
NETFLIX

MADRID, 8 Nov. (CulturaOcio) -

El regreso de Stranger Things ha sido uno de los estrenos más esperados de esta temporada. Las nuevas aventuras de Will, Mike, Dustin, Eleven y Lucas han sido aclamadas por los fans de la ficción ochentera. No obstante, los hermanos Duffer se encuentran en el centro de las críticas debido a un beso inesperado entre dos de los personajes principales.

((ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS))

En el último capítulo de la segunda temporada, titulado 'The Gate' (La puerta), el grupo protagonista acude al Baile de invierno del instituto. Para sorpresa de muchos fans, Lucas (Caleb McLaughlin) baila con Max, la última incorporación de la pandilla, y los jóvenes se dan un beso. Sin embargo, tal como ha revelado la actriz que da vida a la chica nueva del instituto, ese divertido gesto no estaba en el guión.

En Beyond Stranger Things, el programa que Netflix ha lanzado para que los fans conozcan cómo se rodó la serie, Sadie Sink ha confesado que se puso muy nerviosa cuando los directores bromearon sobre el beso de los protagonistas. "El primer día que rodamos el Baile de invierno... Uno de vosotros, creo que fue Ross dijo 'Sadie, ¿Estás preparada para el beso?' Y yo estaba como '¿Qué?¡No!, eso no está en el guión. No va a pasar", recuerda la joven actriz.

"Estuve el día entero estresada pensado 'Dios mío, tengo que hacerlo' y no pasó ese día, sino el segundo día que grabamos el Baile de invierno", relata Sink. Según admiten los hermanos Duffer, fue la vergüenza de la actriz la que les llevó a decidir que Max y Lucas se besaran.

"Reaccionaste tan fuerte. Sólo estaba bromeando y estabas tan asustada que pensé 'tengo que hacer que lo haga'. Por eso digo que fue tu culpa", afirma Duffer, que ha sido criticado por muchos internautas que consideran que el director banalizó el pánico de la actriz de 15 años y le obligó a hacer una escena con la que se sentía incómoda.