8 de noviembre de 2015

Así fue el polémico paso de Donald Trump por Saturday Night Live: Tres por el precio de uno

MADRID, 8 Nov. (CulturaOcio) -

   El magnate y aspirante republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, acudió, precedido por una gran polémica, a Saturday Night Live para ofrecer una visión cómica de sí mismo.

   Antes del inicio del espectáculo, cientos de manifestantes se congregaron en Rockefeller Center, donde se graba el espectáculo, portando pancartas en las que se podía leer 'El racismo no es divertido', entre otras frases. Muchos grupos latinos, incluyendo la coalición de Medios Hispanos, instaron a Trump a dejar la cadena NBC, al igual que el Comité Hispano del Congreso.

   Trump, de 69 años, acudió al exitoso programa con varios trajes y recordó que han sido muchos los años que la televisión le ha parodiado, incluyendo el propio Saturday Night Live, donde aparecieron dos actores imitándolo.

RACISMO PRESENTE

   Parte de esta sátira incluyó una parodia de una reunión presidencial dos años después de su llegada al poder, acompañado por actores representando a distintos altos funcionarios, pero también estaba su hija Ivanka que habló sobre la remodelación de la Casa Blanca.

   Para generar más polémica, un actor metido en el papel del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, entregó a Trump un cheque con un supuesto pago sobre el muro que hace meses prometió construir en la frontera entre México y Estados Unidos para evitar el acceso de inmigrantes ilegales, y que según sostiene el magnate, pagaría México.

   Trump, que ya está acostumbrado a las cámaras, aceptó también de buen humor el grito de 'racista' que le hizo uno de los actores del programa, Larry David, vinculado al mundo de la comedia en Estados Unidos.

   "Me dijeron que si gritaba 'racista' me darían 5.000 dólares", dijo David, a lo que Donald trump respondió: "como hombre de negocios, lo respeto".

   Al parecer, la escena surge de la promesa que hizo una organización para pagar esa suma a quien desde el público llamara racista a Trump. Poco después, el comité de acción política que ofreció el dinero, Deport Racism, indicó en su cuenta de Twitter que David recibiría la recompensa.

   Trump no ha sido el primer candidato presidencial en aparecer en el famoso programa, ya en 2003, el candidato demócrata Al Sharpton acudió como invitado.