1 de agosto de 2013

Las mejores canciones para silbar

Las mejores canciones para silbar
EUROPA PRESS

Por David Gallardo

A pesar de ser, junto a las palmadas (y los gritos descarnados), uno de los primeros recursos musicales que aprende el ser humano, los silbidos no están tan extendidos en la música popular de nuestro tiempo como pudiera parecer. Tal vez porque en realidad hacerlo bien, con elegancia y con sentido del ritmo, no es tan sencillo como parece.

   Sin embargo, hay en la historia musical de las últimas décadas algunos casos de silbidos que con el paso del tiempo se han hecho casi más famosos que las propias canciones en las que están incrustados. Y es que millones de personas de todo el mundo se han descubierto a sí mismas en más de una ocasión silbando alguna de las siguientes melodías. Seguro:

SCORPIONS: WIND OF CHANGE

Incluida en el disco 'Crazy World', editado por la banda alemana en 1990, esta canción logró ser número 1 en veintiún países tras su lanzamiento como single en marzo de 1991, debido sobre todo a su significado para los países de Europa del este tras la caída del Muro de Berlín.

   Silbido más evocador no hay para ilustrar el clima de esa zona del mundo en aquellos años, ya sea en su versión en ruso o en la castellana 'Vientos de Cambio'.

GUNS N' ROSES: PATIENCE

Mientras Axl Rose espera a quien sabe qué o quién, el por entonces muchacho (hablamos de 1989) se pone a silbar una melancólica melodía con ecos del western más polvoriento, cabalgando sobre las guitarras acústicas de Izzy y Slash. Porque después de todo, lo que necesitamos es un poquito de paciencia, no más.

MIKE & THE MECHANICS: OVER MY SHOULDER

Paul Carrack y Mike Rutherford (miembro fundador de Genesis) son los autores de esta soleada copla de pop elegante y vitalista, que se convirtió en su mayor éxito del grupo allá por 1995 gracias a un estribillo pegadizo como pocos, a toda una estrofa sin letra y con un silbido (más pegadizo aún) como principal línea argumental. Irresistible.

JOHN LENNON: JEALOUS GUY

Esta canción debería formar parte del inigualable cancionero de los Beatles, pero se quedó fuera debido a la intensa competencia compositiva entre sus talentosos miembros. Finalmente adoptó su forma definitiva ya con Lennon en solitario, dentro del disco 'Imagine' de 1971.

   A pesar de quedar de nuevo eclipsada por el tema homónimo que abría el álbum, 'Jealous Guy' se hizo su propio hueco para la posteridad gracias a su icónico silbido.

OTIS REDDING: (SITTIN' ON) THE DOCK OF THE BAY

Sentado en el muelle de la bahía (en Sausalito, frente a San Francisco, concretamente), viendo la vida pasar, reflexionando y, casi sin querer, canturreando y silbando. Así nació esta canción en 1968 en el interior de Otis, quien no pudo disfrutar de su enorme éxito, pues murió poco antes de su lanzamiento.

MAROON 5: MOVES LIKE JAGGER

Un chico pretende impresionar a una chica bailando como Mick Jagger. Esa es la temática de este éxito de la banda californiana Maroon 5, que vendió millones de copias tras su publicación en 2011, y que lleva incorporado un frenético silbido que ya quisieran muchos jilgueros y ruiseñores.

THE BLACK KEYS: TIGHTEN UP

Un silbido utilizado como un instrumento más abre esta canción del dúo rockero formado por Dan Auerbach y Patrick Carney. Sencillo y efectivo, es probable que así se presentara, como una aparición mariana, en alguna de las dos cabezotas de estos muchachos de Ohio. Y así se quedó porque, si funciona, ¿para qué darle más vueltas?

BOBBY McFERRIN: DON'T WORRY, BE HAPPY

Si nada te preocupa y tu sincera intención es ser feliz, esta es tu canción (la primera a capella en llegar al número 1 en Estados Unidos, en septiembre de 1988). Más allá del juego vocal, un despreocupado silbido es toda la ornamentación que esta composición necesita para alegrar súbitamente a cualquiera que la escuche. Haz la prueba.

ROXETTE: JOYRIDE

Per Gessle y Marie Frediksson, ese dúo de pop sueco con aspecto y sonido californiano, eran lo máximo a finales de los ochenta y principios de los noventa, gracias a los discos 'Look Sharp!' (1988) y 'Joyride' (1991). Precisamente la canción que titula este último incluye un silbido juguetón y saltarín, perfecta banda sonora para una escapada en coche.

BOB SINCLAR: LOVE GENERATION

Lanzado en octubre de 2005, este single obtuvo casi instantáneamente un éxito aplastante en medio mundo, encaramándose a lo más alto de las listas de una veintena de países. A pesar de contar con la voz del cantante Gary 'Nesta' Pine, integrante de The Wailers, la clave de esta canción buenrollista está en ese amoroso silbido de hermandad que viene a decir algo así como que todo saldrá bien.