30 de marzo de 2014

Jorge Drexler: "El baile nos define como especie más que la escritura o la agricultura"

Jorge Drexler: "El baile nos define como especie más que la escritura o la agricultura"
EUROPA PRESS

MADRID, 30 Mar. (CulturaOcio) -

   El músico uruguayo Jorge Drexler publica este martes 'Bailar en la cueva', un nuevo álbum que hace "más hincapié en el ritmo" y es más bailable. Y es que, según explica a CulturaOcio, el baile nos define a los seres humanos "como especie mucho más que la escritura, la arquitectura y la agricultura". "Ya se hacía mucho antes de conocer la agricultura, somos una especie que se pone en fase de vez en cuando y se mueve al ritmo de un beat", añade.

   Pero aunque esté centrado en el ritmo y el meneo, Drexler presenta una colección de canciones que no se olvidan de su faceta poética, también desarrollada a través de Twitter con cierta asiduidad. "El Twitter en el que yo me muevo es un territorio literario que me gusta por sus limitaciones", asegura.

   "Al ser tan breve, la comunicación se hace más dinámica y literaria. Los mejores palindromistas y aforistas del idioma español están en Twitter, que es el hábitat de toda la gente que practica la poesía y ha encontrado ese territorio al darse cuenta del valor de la palabra. Cuando con menos palabras logras decir lo mismo, cada una de ellas se carga de más significado", argumenta.

   Drexler añade que al tener que "podar todo lo que escribes, Twitter se convierte en algo muy concreto", al tiempo que señala que los tuits con más repercusión son los literarios. "He llegado a estrenar alguna canción nueva y obtiene menos repercusión que una frase de la letra de esa misma canción. La gente va a Twitter a leer", subraya.

   Y precisamente en esa necesidad de síntesis está el nexo entre su afición por Twitter y 'Bailar en la Cueva', para cuyas canciones ha evitado los "atajos" de los que suele valerse, como "añadir acordes o estrofas". "Hay varias canciones que repiten el texto, porque antes de escribir una segunda estrofa quería estar seguiro de que tenía algo más que decir. Porque la síntesis es muy importante en la poesía. La economía es un bien superior en la poesía", reflexiona.

DISCO PARA HACER BAILAR

   En el plano estrictamente musical y más allá de su conocida relación con la red social de microblogging, Drexler está de vuelta con una nueva colección de canciones que llegan con el objetivo de "hacer bailar, intentar romper algunos de los cerrojos que tiene cada uno como individuo". "Y bailar para mi es un desafío porque no me sale natural", apostilla.

   Así, el músico señala que este disco empieza "por los pies en lugar de por las emociones o las ideas", para así "conseguir que el diapasón que es una persona vibre en toda su extensión". "Si no se producía la telequinesis para mover un cuerpo a distancia, desechábamos las canciones", asegura Drexler.

   Tras destacar que este es un trabajo "heterogéneo" con el que quería salir de su "zona de confort" (y que también tiene composiciones más 'marca de la casa'), reivindica abiertamente el baile al subrayar que "eso de meterte en una habitación con otros congéneres y moverte al ritmo de una música, nos define como especie mucho más que la escritura, la arquitectura y la agricultura".

   'Bailando en la Cueva' supone, asimismo, un cambio de tercio diametral después de su anterior proyecto, 'N', en el que exploraba cientos de combinaciones casi matemáticas para una misma canción de "una manera muy cerebral". Por eso ahora recalca que 'Bailar en la Cueva', un trabajo elaborado entre septiembre y diciembre del pasado año, "sale de la cabeza pero va al polo opuesto, a los pies, como una descarga".

"QUE EL GOBIERNO NO NOS IDENTIFIQUE COMO ENEMIGOS"

   Acerca de la situación de los músicos, apunta que se ha pasado los últimos años "ayudando a músicos amigos españoles a ir a América, cuando antes era justo al contrario". "Aquí la cosa está muy mal para los músicos, sobre todo para los que empiezan, aunque para el resto es igualmente difícil", remarca antes de criticar el IVA cultural al 21 por ciento.

   "Pido al Gobierno que no nos identifique como un colectivo enemigo, y creo que lo que pasa con la música y el cine no está exento de cierto castigo político. Hay una falta de cariño muy grande, no puede ser que Wert no vaya a los Goya o que no podamos velar a Paco de Lucía en el Teatro Real porque esté reservado para un evento de una marca de coches", señala.

   Por último, afirma que es "muy torpe" por parte de músicos y políticos creer que la música "tiene un signo político". "Yo me crié en dictadura y el pensamiento único es una cosa horrible. Me parece genial que un músico tenga una opinión política diferente a la mía, nunca he juzgado a nadie por eso, salvo que sea muy extremo. Es súper sano que la música esté abierta a un espectro", concluye.