20 de octubre de 2013

Diez años sin Elliott Smith

Diez años sin Elliott Smith
ELLIOTT SMITH FACEBOOK

Por Mirian San Martín

   El brillante músico Elliott Smith nació un 6 de agosto de 1969 y el 21 de octubre de 2003 desapareció del mundo. ¿Suicidio? ¿Asesinato? Este lunes se cumplen diez años de la muerte del admirado cantautor y aún no conocemos cuál fue la causa de su fallecimiento, una fecha que el mundo de la música no olvidará nunca porque Smith se convirtió en una voz esencial de la década de los 90.

   A lo largo de su vida, Smith luchó contra la depresión, el alcoholismo y la drogadicción, temas que abordó en muchas de sus canciones. A los 34 años, apareció muerto con dos puñaladas en el pecho, aparentemente autoinflingidas. Sin embargo, las causas nunca fueron esclarecidas y la policía dejó el caso abierto. Hoy las dudas de un posible homicidio aún se mantienen.

   Smith tocaba su guitarra acústica con la maestría de los grandes músicos del folk americano, una técnica que comenzó a sus precoces diez años y que completó con un gusto musical exquisito que se palpa en sus canciones. The Beatles, Cat StevensThe Beach Boys o Big Star, entre otros, fueron los grupos de cabecera del artista.

   Sus letras, en cambio, no muestran el lado más feliz de aquellas bandas clásicas y dejan entrever una tristeza a la que muchos atribuyen su fallecimiento. Sin embargo, en una entrevista concedida a la revista 'Spin' en 1999, el artista manifestó: "No me siento más triste que el resto de las personas que conozco".

   Sea como fuere, Smith se convirtió en el cantautor que mejor ha sabido cantar la melancolía:

   Su talento no pasó desapercibido para personalidades como el director de cine Gus Van Sant ('Mi idaho privado', 'Elephant', 'Milk'), quien le pidió que participase en la banda sonora del filme 'El indomable Will Hunting', protagonizada por Matt Damon y Ben Affleck.

   El músico aceptó, pero tuvo que someterse a una prueba de fuego para su fragilidad y su miedo a la fama: interpretar 'Miss missery' en la gala de los Oscar, premios a los que esta canción estaba nominada. Ante el miedo de que cualquier otra persona interpretara su canción, Smith accedió y salió al escenario con su guitarra acústica. El resultado fue una actuación memorable que dejó con la boca abierta a quienes aún no le conocían.

   El legado de esta alma rota del rock se compone de seis discos, el último de ellos póstumo, publicado un año después de su muerte: 'Roman candle', 'Elliott Smith', 'Either/Or', 'XO', 'Figure 8' y 'From a basement on the hill'.

   Todos ellos son memorables para entender el lado más intimista del folk independiente de los últimos años, protagonizado por una estrella que arrancó largos aplausos en cada uno de sus conciertos.

   Su trascendencia ha sido tal que varias bandas de la escena actual no han dudado en versionar algunos de sus éxitos. Entre ellas destacan The Decemberist, Metric, Bend Folds y la mismísima Madonna, quien interpretó hace poco su famoso 'Between the bars'.

   Nosotros nos quedamos con esta versión que el propio Smith --nombre bajo el que se escondía Steven Paul Smith, verdadero nombre del artista-- realizó de 'Isn't it a pity', de su admirado George Harrison. Y, tal y como reza su título, volvemos a lamentar su temprana despedida. "¿No es una lástima?".