23 de noviembre de 2016

Desplantes, espantadas y puñetazos: las astracanadas de Justin Bieber

Desplantes, espantadas y puñetazos: las astracanadas de Justin Bieber
GETTY

MADRID, 23 Nov. (EDIZIONES) -

No eran pocos los fans que llevaban semanas acampados a las puertas del Palau Sant Jordi para el concierto de Justin Bieber este pasado martes en Barcelona (la escena se repite ante el BarclayCard Center de Madrid, donde es la cita este martes). Mucha espera y muchas ganas de ver a una de las estrellas musicales con más tirón del siglo XXI.

La locura se desató cuando el canadiense llegó al recinto en el asiento trasero de su coche, con la ventanilla abierta para saludar a los que a su paso se encontraba. Pero la cosa se desmadró cuando uno de los fans se lanzó hacia él y literalmente metió parte de su cuerpo dentro del vehículo.

Suponemos que las intenciones del fan eran cariñosas, pero la reacción de Justin Bieber fue de defensa inmediata, propinándole un certero puñetazo que le provocó una herida en el labio. Un momento de desconcierto que se ha terminado viralizando con un vídeo circulando por todo el planeta.

Tras el puñetazo, y ante el asombro de los testigos y las cámaras, Justin continuó su trayecto y entró a las instalaciones del Palau, mientras el joven presumía de su herida de guerra ante sus amigas y luego testificaba ante los Mossos d'Esquadra, planteándose la opción de denunciar al cantante, con el que tanta ilusión y ganas fue a ver.

Este incidente se suma a una lista ya considerable de noticias generadas por Justin Bieber y que nada tienen que ver con su faceta musical. Muchas de ellas (todas tal vez) motivadas por su exposición constante en los medios de comunicación y ante unos fans que, en su afán por acercarse a él, terminan sacándole de sus casillas.

No debe resultar sencillo ser Justin Bieber, desde luego, a quien, recordemos, hace apenas unos días una fan bajó los pantalones dejando sus posaderas ligeramente aireadas. Este tipo de comportamientos llevaron al astro el pasado mes de marzo a cancelar todos los Meet & Greet (encuentros personales con las fans que pagan un pastizal por compartir unos minutillos con él) inicialmente previstos.

"Quiero que la gente sea feliz, pero no a mí costa, y siempre me voy de mis encuentros con los fans sintiéndome mental y emocionalmente agotado y al borde de la depresión. La presión por cumplir con las expectativas de la gente es demasiado para mí", declaró tras anunciar que cancelaba sus encuentros con los fans.

NUNCA MÁS FOTOS CON FANS

Poco después, en mayo, anunció que nunca más sería fotos con fans: "Si me veis por ahí en algún sitio, sabed que no me voy a hacer fotos, eso se acabó. Ha llegado a un punto en el que la gente no me dice ni hola, ni me reconoce como a un humano. Me siento como un animal de zoo, y quiero ser capaz de mantener mi salud".

En esta línea, Justin añadió: "Soy consciente de que decepcionaré a la gente pero no le debo a nadie una foto. Y los que dicen 'pero yo compré tu disco', deben saber que obtuvieron lo que pagaron por un disco. No pone en ningún sitio que tendrás una foto conmigo".

También en mayo, volvió a ser noticia después de haber sido filmado con cara de pocos amigos arrojando un regalo de una joven fan a través de la ventanilla de su coche. El incidente tuvo lugar en Nueva York y, según relata The Daily Mail, tuvo por protagonista a la estrella canadiense del pop, después de que una fan le lanzara una bandera de Argentina.

"Ayer estuve en el hotel desde las 10 de la mañana y estuve esperando cuatro horas. Cuando salió, los guardaespaldas nos dijeron que nos alejáramos, así que hice una bola con la bandera y se la lancé", relata la fan argentina, que añade: "Por supuesto, no era mi intención que cayera cerca de su cara, así que le pedí perdón mil veces. Él me miró, arrugó la bandera, la tiró al suelo y cerró la ventanilla. Tengo 15 años y él podría haberme tratado mejor después de que me disculpara y él pudiera oírme.

ESPANTADA EN LOS 40 PRINCIPALES

Yendo hacia trás en el tiempo, recordemos que en su visita promocional del pasado año a España, Justin Bieber dejó estupefactos a los trabajadores del programa Yu no te pierdas nada de Los 40 Principales al abandonar una entrevista súbitamente, generando un lógico desconcierto entre todo el equipo.

"Nos han dicho que estaba muy agobiado porque había mucha gente en el estudio. Entonces, él nos ha pedido ir al baño y se ha marchado. Su círculo más cercano nos ha dicho que hoy estaba muy apático. Además, ha llegado 40 minutos tarde a la entrevista. Una vez dentro, desde el programa le dijimos que presentara como un Dj su canción. Y lo hizo muy bien. Pero, después, creemos que porque había muchos móviles grabando, se ha sentido más agobiado y ha decidido irse", explicaron desde Los 40.

Un incidente similar pero en pleno concierto protagonizó el pasado octubre en Manchester, cuando se largó del escenario enfadado por los gritos de los fans mientras él hablaba entre canción y canción. "Agradezco todo el apoyo, agradezco el amor y todas las cosas buenas. Pero los gritos en estos descansos -entre canciones- tienen que parar. Por favor y gracias", planteó Bieber ante las 21.000 personas que abarrotaban el Manchester Arena.

Pero la situación no cambió, por lo que el artista recalcó que no pensaba que esos gritos fueran necesarios mientras él estaba "intentando decir algo". Justo después caminó con parsimonia por el escenario hasta llegar a un extremo, momento en el que arrojó el micrófono al suelo y desapareció.

Tras unos instantes en los que fue profusamente abucheado, Justin Bieber retornó al escenario: "Obviamente Manchester no me puede manejar. Así que voy a dejar de hablar durante el resto de la noche y sencillamente me centraré en la música".

Retrocediendo en el tiempo, podemos recordar un suceso protagonizado por Bieber en marzo de 2013, durante su anterior gira, Believe, cuando optó por desnudarse (casi totalmente) para pasar un control en el aeropuerto polaco de Lodz. "No se le dijo que se quitara la ropa. No tenía objetos metálicos en su cuerpo. Es muy flaco, así que supongo que es probable que se congelase", expresó una portavoz del aeropuerto.

NO ES FÁCIL SER JUSTIN BIEBER

La joven estrella estuvo en 2014 de manera permanente en los medios de comunicación por asuntos poco agradables, como cuando fue detenido acusado de agresión y conducción temeraria, delitos de los que ya era reincidente, tras chocar con su todoterreno contra una furgoneta.

Además, en enero de aquel mismo año, Bieber fue detenido en dos ocasiones. La primera, en Miami por participar en carreras presuntamente ebrio, hechos que de los que se declaró culpable este pasado mes de agosto. La segunda, en Toronto por un ataque contra su chófer. También fue noticia por amenazar a su vecino y por ser expulsado de un hotel.

Como decíamos, definitivamente no resulta sencillo ser Justin Bieber. Sus videoclips acumulan miles de millones de reproducciones en YouTube, agota las entradas para sus conciertos a la velocidad de la luz y tiene millones de fans en todo el planeta. Pero eso, precisamente eso, está resultando ser una carga demasiado pesada para el muchacho de 22 años.