25 de mayo de 2013

Blur, triunfador absoluto de la segunda jornada del Primavera Sound

Blur, triunfador absoluto de la segunda jornada del Primavera Sound
ERIC PÀMIES

El cartel del festival anunció desde un principio lo que esta edición iba a suponer: un claro revival de los años 90. Aunque el 'line-up' desborda eclecticismo, algunos de los grupos más importantes de aquella década, así como de finales de los 80, han protagonizado los mejores conciertos hasta el momento de este encuentro musical. Los apoteósicos Blur, los enérgicos The Breeders, el carisma de The Jesus and Mary Chain y la sensibilidad de Daniel Johnston.

La de ayer fue una jornada sobresaliente en la que destacó un triunfador absoluto: Blur. Ante el multitudinario público que lleno por completo la gigante explanada del escenario Heineken, los británicos irrumpieron con la intro 'Theme for retro' que dio paso a 'Boys and girls', tema con el que levantaron a un público entregado que mantuvo la intensidad durante los 90 minutos que duró la actuación.

Blur no pisaba sueño español desde hace más de diez años y su regreso ha sido excelente. La banda no se limitó a tocar sus clásicos y hubo espacio también para la improvisación. Por si había alguna duda, demostraron que el trono del brit pop es suyo y para ello no dejaron ningún éxito en el bolsillo. Más allá de ser grandes canciones, sus éxitos sonaron ayer como himnos de un pasado que ha regresado con nostalgia. 'The universal', 'Coffee & TV', 'Beetlegbun' o la enérgica 'Song 2', con la que cerraron la velada fueron coreadas por un público satisfecho. He aquí una muestra de la emoción compartida:

http://www.youtube.com/watch?v=pLp-xr6oE24

The Breeders, grupo capitaneado por la bajista de Pixies, Kim Deal, llegó al Primavera Sound para repasar de principio a fin su exitoso 'Last splash'. Su puesta en escena no puede funcionar mejor: afiladas guitarras, pesadas líneas de bajo, ritmos contundentes, altas dosis de energía y mucha actitud. Tras la magnífica actuación de Dinosaur Jr el pasado jueves, el espíritu underground de los 90 conquistó anoche una vez más el escenario Primavera.

Uno de los momentos álgidos del concierto llegó con los inconfundibles primeros toques de bajo de su hit 'Cannonball', que hicieron correr apuradas a todas las personas que llegaban tarde al show. Pero hubo otros momentos memorables, ya que tras terminar el recorrido de su famoso álbum, no dudaron en interpretar otras canciones, como la versión que aparece en el disco 'Pod' de 'Happinness is a warm gun', de The Beatles.

DANIEL JOHNSTON

Daniel Johnston es uno de los artistas más incomprendidos y especiales del panorama musical, por lo que la incertidumbre y el entusiasmo se podían respirar en las largas colas que se formaron ayer en el Auditori para ver su actuación. La espera mereció la pena, ya que su sensibilidad y su atractivo y terrorífico mundo interior pesaron más que la enfermedad mental que padece desde niño.

Johnston se presentó ante el público con su famosa frase "hi, how are you" ("hola, ¿cómo estás?), vestido con su mítica camiseta de Superman y escondido tras un atril que sujetaba las letras de las canciones y el riguroso orden del concierto. El músico desgranó una tras una las canciones que lo han convertido en uno de los cantautores más admirados del planeta y daba la sensación por momentos de que Johnston no era consciente de la emoción que emerge de sus letras y melodías.

Los comentarios acerca de sus directos oscilan siempre entre dos palabras: genialidad y ridículo. Sin embargo, la banda que lo acompaña (bajo, guitarra y batería) supo conducir con maestría sus canciones a un lugar donde el artista se siente cómodo para conmover al público. 'The Beatles', 'Casper' y la dulce 'True love will find you in the end' lograron convertir este recital en una experiencia emotiva, aunque no faltaron momentos absurdos fruto de su mente maldita.