8 de mayo de 2015

45 años del último disco de los Beatles: Let it be

45 años del último disco de los Beatles: Let it be
BEATLES

MADRID, 8 May. (CulturaOcio - David Gallardo) -

   Let it be es uno de esos discos rebosantes de leyenda y misticismo. Uno de los álbumes fundamentales de la historia del rock porque, más allá de su inspirado contenido, fue el último que publicaron los Beatles (aunque fue grabado antes que Abbey Road) el 8 de mayo de 1970, este viernes hace 45 años.

   Estamos, por tanto, ante la despedida final de la más influyente banda del siglo XX, cuyo legado sigue absolutamente vigente a pesar del inexorable paso de los años. Pero es que la que liaron John, Paul, George y Ringo durante la década de los sesenta es difícil de olvidar. De hecho, nunca se olvidará porque trasciende a la propia música.

   Esta última entrega, grabada cuando las tensiones en el seno del grupo eran ya más que evidentes, ofrece a pesar de todo clásicos como Don't let me down, Get back, The Long and Winding Road y, claro, Let it be, posiblemente la canción más propicia para poner banda sonora al canto del cisne del inmortal cuarteto británico.

   El disco, que inicialmente iba a llamarse Get back, surgió de una idea de Paul McCartney, quien quería volver a las raíces y volver a tocar en directo en un último gran concierto, pues el grupo había abandonado los escenarios tras su gira americana de 1966.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   A partir de esta premisa se comenzó a filmar incluso un documental con las (muy tensas) sesiones de grabación del disco con el director Michael Lindsay-Hogg. Dichas sesiones arrancaron oficialmente el 2 de enero de 1969, pero pronto quedó patente que sólo Paul tenía interés real por impulsar al grupo, mientras John y Yoko Ono iban a lo suyo y Ringo y George se sentían menospreciados.

   La banda debatió también sobre ese gran último concierto, con ideas locas como celebrarlo frente a las pirámides de Egipto con un público formado por beduinos del desierto. También sopesaron hacerlo en un hospital rodeados de niños enfermos y en un barco con miles de fans (esto podría haber sido un lío memorable, sin posibilidad de escape para los ídolos).

   La cordura se impuso finalmente y en esa idea de volver a las raíces, decidieron simplemente subir a la azotea del edificio donde estaba su estudio de grabación en Apple Records. Así fue como, para pasmo de los vecinos, se celebró el mítico último concierto de los Beatles, a la hora de la comida del 30 de enero de 1969. Y duró lo que tardó la policía (¡válgame!) en cortar por lo sano.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   El concierto fue pertinentemente filmado, en un paso más para concretar el proyecto. Pero el ambiente estaba enrarecido, los integrantes del grupo ya no se soportaban y no podían más. A pesar de lo cual, todavía demostraron su innato talento hasta el último momento, convirtiendo en oro todo lo que tocaban.

   En este ambiente tan desfavorable, no sorprende que el disco se fuera retrasando repetidas veces debido a desacuerdos sobre las canciones que debían integrarlo. Tanto fue así que la banda decidió centrarse en otro disco, titulado Abbey Road, que terminaría viendo la luz antes, en septiembre de 1969.

   Pero tras meses y meses de disputas, Let it be vio la luz. Inicialmente su lanzamiento estaba previsto para julio de 1969, pero se pospuso hasta septiembre de ese año para que coincidiese con la presentación del documental del mismo nombre. Pero se retrasó aún más por la salida del otro mencionado álbum, Abbey Road.

   Finalmente el disco llegó a las tiendas el 8 de mayo de 1970, después de que Paul McCartney hubiera anunciado su salida del grupo el 10 de abril y hubiera publicado su debut homónimo como solista el día 17. Semanas tensas que llegaban a su fin con el advenimiento de Let it be ya con la banda disuelta. A partir de ese momento comenzaba realmente la leyenda.

Previa YoutubeCargando el vídeo....