2 de abril de 2015

10 emocionantes solos de guitarra que te encogen el corazón (2)

10 emocionantes solos de guitarra que te encogen el corazón (2)
BRIAN MAY

   MADRID, 2 Abr. (CulturaOcio - David Gallardo) -

   Hace unos días recopilábamos una decena de solos de guitarra de intensidad desbordada, de esos que nos convierten en erizos de púas afiladas al conseguir poner de punta todos los pelillos desde la azotea más o menos poblada hasta el más profundo de los sótanos.

   Y claro, nos quedamos con ganas de más, de manera que a los entonces presentados, pertenecientes a Pink Floyd, Led Zeppelin, Jimi Hendrix, Neil Young, Scorpions, Guns n' Roses, The Eagles, Ozzy Osbourne, Creedence Clearwater Revival y Rosendo, sumamos ahora otra decena de solos que básicamente hacen del mundo un lugar más habitable.

BOHEMIAN RHAPSODY

   La gran creación de Freddie Mercury para sus Queen es una pequeña gran opereta con varios movimientos que también incluye varias partes de guitarra magistralmente interpretadas por el desbordante genio de Brian May. El riff final, prácticamente heavy metal, es sublime aunque no llega a la excelencia del solo.

Previa Youtube

WHILE MY GUITAR GENTLY WEEPS

   Canción heróica de George Harrison incluída en el White Album editado por los Beatles en 1968. A estas alturas ya sabemos de sobra que el cuarteto inglés era mucho más que las genialidades de John Lennon y Paul McCartney, y While my guitar gently weeps no hace otra cosa que recordarlo sobre el terreno.

Previa Youtube

FREE BIRD

   La leyenda maldita persigue a la banda de rock sureño Lynyrd Skynyrd después de que el 20 de octubre de 1977 un accidente aéreo acabara con la vida del vocalista Ronnie Van Zant, el guitarrista Steve Gaines, su hermana y corista Cassie Gaines, el mánager Dan Kilpatrick, el piloto Walter McCreay y el copiloto William Gray. El resto de pasajeros sobrevivió, aunque todos obviamente seriamente heridos y traumatizados. Y este Free Bird suena sobrecogedor antes, ahora y siempre.

Previa Youtube

AQUALUNG

   Los Jethro Tull de Ian Anderson vivieron su época de mayor creatividad y popularidad en los setenta, gracias a discos tan certeros como Aqualung (1971), cuya épica folk se ensambla a la perfección con el rock para amplias multitudes. Buena culpa de este éxito lo tienen canciones como esta, con majestuosa ejecución guitarrera de Martin Barre.

Previa Youtube

LOVE IS BLINDNESS

   Acthung Baby (1991) está aceptado como el mejor disco de U2 y se cierra con Love is blindness, una intensa y oscura balada que concluye con un solo tremendamente emocional del guitarrista The Edge, que crecía aún más en sus interpretaciones en directo durante la gira Zoo Tv. Se le quitan a uno las ganas de hablar tras escucharlo, embriagado por el dolor.

Previa Youtube

SCAR TISSUE

   Algo tiene John Frusciante, el que fuera guitarrista de Red Hot Chili Peppers en sus mejores álbumes, que es capaz de transmitir un sentimiento supinamente honesto a pesar de que sus interpretaciones en estudio son más sencillas que intrincadas. Pero precisamente por eso es capaz de conectar sin necesidad de dar rodeos de más.

Previa Youtube

CAUSE WE'VE ENDED LIKE LOVERS

   Jeff Beck es otro de los grandes héroes de la guitarra, en buena parte gracias a este Cause we've ended like lovers que grabó en 1974 en el estudio de George Martin en Londres. La canción es original de Stevie Wonder.

Previa Youtube

IS THIS LOVE

   Si te enamorabas en los ochenta, lo hacías con Is this love de Whitesnake mientras sentías un irracional deseo por cardarte la melena. El cantante David Coverdale lo sabía de sobra, igual que el guitarrista John Sykes, pues entre los dos sentaron cátedra en lo que a melosos baladones rock se refiere. Y hasta hoy.

Previa Youtube

SULTANS OF SWING

   La versión de estudio de este clásico de Dire Straits ya dejaba entrever el potencial guitarrero que terminó haciéndose carne en su versión registrada en el directo Alchemy (1984), en el que Mark Knopfler da rienda suelta a toda su natural elegancia.

Previa Youtube

FEAR OF THE DARK

   La música de Iron Maiden siempre ha tenido ese toque grandilocuente y misterioso, como procedente del mismísimo medievo. Si la canción además se titula Fear of the Dark, damos por hecho que dichos ingredientes se multiplican exponencialmente. Y efectivamente, eso sucede con este solo de guitarra tantas veces gritado a pleno pulmón por miles de fans en todo el planeta.

Previa Youtube