8 de mayo de 2013

'Zero Dark Thirty', otra vez en medio de la polémica

'Zero Dark Thirty', otra vez en medio de la polémica
UNIVERSAL

La cinta de la directora Kathryn Bigelow sigue dando de que hablar. Hace unos meses fue el centro de la polémica por la presunta colaboración de la CIA en el guión en 'La noche más oscura' (Dark Zero Thirty), ahora un documento archivado de la agencia de inteligencia norteamericana sugiere que ésta tuvo un papel muy activo en su elaboración.

Concretamente, la CIA presionó al guionista Mark Boal ('En tierra hostil') para que modificara o eliminara escenas que hubieran podido dañar la imagen de la agencia, según revela el portal Gawker.

En dicha información consta un resumen de cinco llamadas entre Boal y la Oficina de Asuntos Públicos de la CIA para "discutir una representación adecuada de la CIA en relación con la operación de Bin Laden". En estas llamadas, realizadas a finales de 2011, Boal "comparte verbalmente el guión" y acepta los cambios propuestos.

ESCENAS ELIMINADAS

Las modificaciones del guión son evidentes con respecto a la protagonista, Maya (Jessica Chastain). En una primera versión del texto la agente participa en un interrogatorio como parte activa en las torturas, mientras que en la versión llevada a los cines solo colabora observando el interrogatorio. Además, el personaje muestra un conflicto interior con respecto a las torturas que no consta en la concepción inicial.

Otro cambio fue la desaparición de los perros empleados para intimidar a los prisioneros. Un recurso ampliamente utilizado por el ejército estadounidense y reconocido tras la filtración de fotografías de las cárceles de Guantánamo o Abu Ghraib. "Hemos planteado una objeción para que tales tácticas no sean utilizadas por la Agencia (...) Boal confirmó en enero que el uso de perros fue sacado del guión", señala textualmente el informe.

Otra escena eliminada a petición de la CIA fue la de una fiesta en Islamabad, al comienzo de la película, en la cual un oficial en estado de embriaguez dispara al aire. "Insistimos que mezclar bebida y armas de fuego es una gran violación y acciones como esta no suceden en la vida real. Pedimos que esto sea quitado de la película". Boal aceptó de nuevo.

El propio Boal ha afirmado "estamos satisfechos de conceder ciertas peticiones para mantener el funcionamiento y confidencialidad de los participantes" y aclara que, "como en cualquier película, las decisiones finales las toman los cineastas".

UNA LARGA POLÉMICA

Esta no es la primera vez que se cuestiona la realidad o manipulación de las escenas de la película sobre la muerte de Bin laden. Hace poco el soldado que mató a Bin Laden denunciaba en la prensa que estaba en el paro y sin seguro médico y confirmaba que ciertas escenas de la cinta no representaban la realidad.