8 de mayo de 2013

Lars Von Trier: el genio polémico regresa a Cannes

Lars Von Trier: el genio polémico regresa a Cannes
GETTY

Por Mirian San Martín

Veneración, odio, admiración, incomprensión, antipatía, fascinación. Nunca nadie se ha quedado indiferente tras haber visto una película de Lars Von Trier, ese cineasta que en la edición de 2011 del festival de Cannes dejó boquiabiertos a todos los asistentes de la rueda de prensa que ofreció. "¿Qué puedo decir? Entiendo a Hitler. Creo que hizo algunas cosas malas, sí, absolutamente, pero puedo verle sentado en su búnker al final. No es lo que llamarías un buen tipo, pero entiendo muchas cosas de él y simpatizo con él un poquito", afirmó ante el asombro general.

Con esta frase eclipsó la obra que iba a presentar en el prestigioso festival francés, la notable 'Melancholia', y los responsables del evento no dudaron en echarlo de allí. De nada sirvieron sus disculpas y aclaraciones acerca de lo sucedido. Incluso confesó que él mismo es judío y que bromea con sus amigos acerca de ello. A pesar de las excusas, Lars Von Trier fue declarada persona 'non grata' y fue expulsado de uno de los centros de ebullición del celuloide.

El cineasta danés es probablemente uno de los iconos más controvertidos del séptimo arte, pero también uno de los más laureados entre crítica y público. Este hecho quizás se debe a que su coherencia estilística y temática no responde a censuras. Incluso el festival de Cannes se ha rendido de nuevo a sus pies y vuelve a abrir sus puertas a la nueva aventura cinematográfica del director danés, que lleva por título 'Nymphomaniac' y promete escenas explícitas de sexo.

Quien desconoce la carrera cinematográfica de Lars Von Trier ha de saber que su especialidad no es desnudar cuerpos, sino mentes y conciencias. Sea cual sea el motivo que empuja al director a abordar la temática del deseo carnal, este siempre girará en torno a asuntos más profundos, probablemente relacionados con la naturaleza humana y sus límites más oscuros.

La búsqueda de la verdad más aparente y su sed por la innovación fueron algunos de los detonantes que llevaron a Lars Von Trier y Thomas Vinterberg (director de la recién estrenada 'La caza') a sentar las bases del movimiento Dogma, de gran relevancia en la última década del pasado siglo: localizaciones reales, luz natural, ausencia de decorado artificial, grabación realizada cámara en mano y un sonido que no ha de mezclarse sin las imágenes.

Aunque este movimiento desapareció en 2005, solo una década después de haber sido concebido, dio gran aliento a los cineastas de todo el mundo: las películas ya no necesitaban desorbitados presupuestos para hacerse realidad. De alguna forma ambos directores revivieron algunos de los principios que presentaron figuras relevantes como Dziga Vertov ('The man with the movie camara', 1929), Jean Luc-Godard ('Al final de la escapada', 1960) e incluso Alfred Hitchcock.

CHARLOTTE GAINSGBOURG, MUSA

El nuevo filme de Lars Von Trier vuelve a contar con una de sus musas: Charlotte Gaingsbourg. La actriz, hija de los artistas Serge Gainsgbourg y Jane Birkin, bordó uno de los papeles más extremos e interesantes que ha interpretado en la gran pantalla, el de protagonista de 'Anticristo', una de las cintas más controvertidas del danés. A pesar de la fuerza de su papel, el filme no fue bien acogido por la crítica y ni siquiera el papel coprotagonista de Willem Dafoe consiguió salvarlo.

Los seguidores incondicionales de Lars Von Trier, en cambio, sí aceptaron esta entrega y esperaron fieles a su siguiente aventura, que llevó por título 'Melancholia'. Kirsten Dunst y, de nuevo, Gainsgbourg aceptaron encarnar la agonía que surge ante la irremediable llegada del fin del mundo, una curiosa y cuidada visión del apocalipsis en la que los elementos naturales conviven con las miserias humanas.

Sus últimos filmes y la película que está a punto de estrenarse parecen demasiado extraños e inaccesibles para el público general. ¿Dónde nació entonces la admiración por Lars Von Trier? Posiblemente las cintas que colocaron al director en el centro de todas las miradas fueron 'Bailar en la oscuridad', protagonizada por Björk, y 'Dogville', cuyo papel principal interpretó Nicole Kidman.

'Dancer in the dark', título original de 'Bailar en la oscuridad', es un drama en el que la única vía de escape para su protagonista, interpretada por la famosa cantante islandesa, es la música. La cinta fue nominada a los premios más importantes del celuloide (entre los que destacan los Oscar, los Globos de Oro y los Cesar) y hoy está considerada una película de culto. Aquí puedes ver el trailer:

http://www.youtube.com/watch?v=53vr9EiOH7g

En el filme que protagoniza Nicole Kidman, 'Dogville', Lars Von Trier se atrevió a jugar y romper todas las convenciones cinematográficas. Un único estudio donde no existen las paredes es el escenario de un pueblo en el que sus habitantes retratan la perversión y la pérdida de valores. Probablemente, el filme con el que el director danés conquistó al público general.

http://www.youtube.com/watch?v=-ftub4lu_qI

Además de las dos películas mencionadas, y para muchos a un nivel superior, destaca la sobresaliente 'Rompiendo las olas'. De nuevo un personaje femenino, interpretado por Emily Watson, es el eje de esta historia. Una inocente joven de un pueblo costero se casa con un hombre, trabajador en una plataforma petrolífera (Stellan Skarsgard). Ella piensa que su amor está bendecido, por lo que tras un accidente tendrá que asumir la realidad. El filme, estrenado en 1996, fue nominada a un Oscar y a dos Globos de Oro, así como a los premios BAFTA y los Cesar del cine francés.

http://www.youtube.com/watch?v=SHqZh-9AiCs