29 de agosto de 2015

7 giros de guión que nadie vio venir... o quizá sí

MADRID, 29 Ago. (CulturaOcio) -

   Después de tantos años de remakes y reboots, en muchas ocasiones parece que el mundo del cine ya ha ofrecido todo lo que tenía por ofrecer. Uno de los mayores retos de los guionistas y directores de Hollywood es conseguir que una película sorprenda a la audiencia, pero cuando lo hace se convierte instantáneamente en una cinta difícil de olvidar.

   Conseguir que el final de una película sea algo inesperado para el espectador, es una de las mayores dificultades para los guionistas, pero cintas como El sexto sentido, Star Wars o El truco final, consiguieron pasar a la historia con sus grandes giros de guión.

   Personajes que no son quienes dicen ser, parentescos ocultos o vivos que no están tan vivos. De la mano de Moviefone, repasamos 7 giros de guión que nadie vio venir...o quizá sí.

(((ATENCIÓN ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS)))

EL SEXTO SENTIDO (1999)

   Uno de los giros de guión por excelencia es el de El sexto sentido. En la cinta protagonizada por el joven Haley Joel Osment y Bruce Willis, el mundo de los vivos y los muertos se mezclan de tal manera que los protagonistas dejan de saber a cuál de los dos mundos pertenecen.

SOSPECHOSOS HABITUALES (1995)

   La película de Bryan Singer tiene una de los finales más sorprendentes. Dave Kujan (Chazz Palminteri) es un investigador que debe encontrar al causante de un incendio que dejo 27 víctimas mortales y su única fuente de información es Roger Kint (Kevin Spacey), un personaje que protagoniza uno de los mayores giros de guión.

STAR WARS EPISODIO V: EL IMPERIO CONTRAATACA (1980)

  Uno de los mayores giros de guión es el que los creadores de Star Wars realizaron en el quinto episodio. El cambio final impactó tanto a los fans de la saga que la frase de Darth Vader "Yo soy tu padre" ha conseguido pasar a la historia.

EL TRUCO FINAL (2006)

   Hugh Jackman y Christian Bale protagonizan El truco final, una película en la que nada es lo que parece. La cinta consigue dar más de un giro al guión, de modo que el espectador no puede predecir nada de lo que ocurre al final.

EL CLUB DE LA LUCHA (1999)

   Considerada como uno de los iconos de la cultura pop, Edward Norton y Brad Pitt interpretan a una inusual pareja que montan un club ilegal de lucha. Pero el éxito de su club secreto termina se les va de las manos y Norton descubre que su compañero no es tan de fiar.

EL PLANETA DE LOS SIMIOS (1968)

   La película original de Charlton Heston, relata como un astronauta se estrella en un planeta desconocido liderado por los simios. A pesar de creer durante toda la película, que se trata de un mundo lejano, el final de la película muestra la Estatua de la Libertad enterrada, por lo que resulta que está tierra lejana termina siendo el futuro de la Tierra.

SEVEN (1995)

   Este clásico de los noventa en el que Brad Pitt y Morgan Freman interpretan a dos detectives homicidas en busca de un asesino en serie, consiguió sorprender a todos con su final, en el que uno de los protagonistas se ve involucrado en los asesinatos.