9 de abril de 2014

Cazafantasmas 3 se queda de nuevo sin director

Cazafantasmas 3 se queda de nuevo sin director
SONY

MADRID, 9 Abr. (CulturaOcio) -

   Hace escasas semanas, Phil Lord y Chris Miller -responsables de La Lego película- sonaban como principales candidatos para dirigir la nueva entrega de Cazafantasmas. Sin embargo, los dos cineastas han empezado a desvincularse del largometraje, dejando de nuevo a Sony Pictures a la búsqueda de un director.

   Fue a través de la periodista Nikki Finke que tuvimos constancia del acercamiento del dúo al proyecto. Es ahora Jeff Sneider, de The Wrap, el que da la nueva noticia. Según escribió en su cuenta de Twitter: "Lord y Miller han terminado alejándose del trabajo de Cazafantasmas 3. Eran la elección del estudios, pero querían mantener las opciones abiertas...".

   Sin embargo, son muchos los que apuntan a que hicieron lo mismo en un principio con La lego película, para regresar poco después y hacerse acertadamente con el mando. A estos comentarios, Sneider también tiene una respuesta: "Podrían volver perfectamente a Cazafantasmas, solo digo que el estudio se está reuniendo con otros directores por si no lo hacen".

    Cazafantasmas 3 ya se quedó sin director una vez, cuando Ivan Reitman abandonó el proyecto a raíz de la muerte de su amigo y colaborador Harold Ramis. ¿Qué nuevas opciones estarán barajando?

UNA ESPERADA SECUELA

   El largometraje traerá de nuevo a la actualidad una de las cintas más emblemáticas de los ochenta, casi treinta años después de que la última historia viera la luz. En esta secuela los personajes por todos conocidos se habrán convertido en unos veteranos dispuestos a entrenar a la nueva generación en el negocio de cazar presencias sobrenaturales.

   Como era de esperar, una horda de demonios malignos han escapado de los infiernos, y los expertos deberán aliarse con los novatos para evitar una catástrofe. El filme tiene previsto comenzar su filmación el próximo año y no contará ni con Ramis, ni con Reitman ni tampoco con Bill Murray. ¿Merece entonces la pena resucitar la saga?