6 de marzo de 2020

Así se dejó la piel Blake Lively en el rodaje de El ritmo de la venganza

Así se dejó la piel Blake Lively en el rodaje de El ritmo de la venganza
Blake Lively en El ritmo de la venganza - PARAMOUNT PICTURES

MADRID, 6 Mar. (CulturaOcio) -

El ritmo de la venganza, la última película de Reed Morano (El cuento de la criada) que llega este viernes a los cines españoles, narra la desesperada vendetta de Stephanie Patrick, a la que da vida Blake Lively. Un papel en el que la actriz se dejó sangre, sudor y lágrimas, y no precisamente de un modo figurado.

Durante el coloquio celebrado en la Universidad Complutense de Madrid, tras el pase de la película, la productora del filme, Denise O'Dell, ha explicado cómo la intérprete sufrió un accidente filmando la intensa escena de acción en la que su personaje pelea con Jude Law.

Un percance que fracturó la mano de Lively y que, en consecuencia, hizo que el rodaje de la película tuviera que suspenderse durante seis meses. "(El accidente) complicó mucho la producción del filme", ha señalado O'Dell antes de añadir, "en cuanto al dinero, los seguros solo cubrieron 6 millones de euros del total de pérdidas y eso hizo que el presupuesto final aumentara hasta los 40 millones".

Más allá de la cuestión económica, el filme también sufrió modificaciones en cuestiones artísticas, así como algunas complicaciones durante su producción.

"Blakey (Lively) necesitaba llevar una venda alrededor de la muñeca, por lo que hubo que cambiar el guion para incluir una escena en la que se cortara la mano", ha comentado la productora.

El retraso en la producción también llevó consigo una reestructuración del organigrama de rodaje y, en consecuencia, algunos cambios en el equipo. Entre ellos, la incorporación al proyecto de Sterling K. Brown, quien suplió la ausencia de quien en un primer momento iba a dar vida al agente del MI6 retirado, Marc Serra.

"Esa escena tuve que dirigirla por teléfono", ha confesado entre risas Diego Rodríguez Lobalzo, coordinador de efectos especiales con vehículos, al referirse a una de las secuencias más intensas de la cinta, presente en el tráiler.

En ella, Lively conduce un coche a través de una Almería, disfrazada de Tánger, en una vertiginosa persecución filmada en plano secuencia. Sin embargo, y a pesar de la gran coordinación que requiere esta acción, Rodríguez Lobalzo ha explicado cómo esta se orquestó de forma remota.

"Mi equipo estaba ya grabando Terminator: Destino oscuro y no podía dejar un rodaje para ir a otro. Sin embargo, tampoco podía dejar tirada a Denise", ha explicado el especialista, que asegura coordinó todo desde su teléfono.

Aunque el equipo encargado del filme reconoce que, de no haber ocurrido el accidente de Lively, la película hubiera sido distinta en varios aspectos, afirman haber logrado salvar la continuidad del metraje y con ella la calidad del producto final.

Una gesta nada sencilla, teniendo en cuenta el hiato de medio año que separa ambas mitades del filme y que, como Denise ha afirmado, no podría haberse realizado de no haber sido por la gran profesionalidad de Blake Lively y del equipo de producción.

El ritmo de la venganza, dirigida por Reed Morano y protagonizada por Blake Lively y Jude Law, ya está en cines. El filme adapta la primera entrega de la saga literaria de Stephanie Patrick, escrita por Mark Burnell.