30 de diciembre de 2015

Las 10 peores películas del 2015, según Time

MADRID, 30 Dic. (CulturaOcio)

   Con el fin de año a la vuelta de la esquina es hora de echar la vista atrás y hacer balance de este 2015. En la cartelera -como en botica- ha habido de todo y mientras que el regreso de Star Wars o Jurassic World han encandilado a crítica y público, otras películas no han tenido la misma suerte.

   La revista Time ha elegido las peores 10 películas de este 2015 que ya llega a su fin. Entre ellas, títulos más conocidos que otros, como es el caso de Minions, El destino de Júpiter o Los Cuatro Fantásticos.

   A continuación repasamos las 10 peores películas que han llegado a las salas este año en un ranking de la mejor a la peor valorada por la publicación.

10. MINIONS

   Estos simpáticos delincuentes gafotas son una de las mayores creaciones de Gru, mi villano favorito. Sin embargo, en Minions parecen más bien unos niños maleducados que reclaman constantemente la atención.

9. BURNT

   En un principio, Burnt pareció una receta para el éxito: Bradley Cooper encarnaba a un chico malo que se reformaba en chef. Los suculentos planos de comida, el paisaje de Londres y un reparto completado por Alicia Vikander y Emma Thompson prometían mucho. Sin embargo, el argumento era tan simple como el de una historia de redención cualquiera.

8. UN PASEO POR EL BOSQUE

   Un paseo por el bosque podría haber explorado el interior de un hombre a través de su enfrentamiento con peligros externos. En lugar de eso, se convirtió en una comedia con chistes terribles, un compañero bocazas y sin ninguna recompensa emocional. La ruta de los Apalaches jamás se había hecho tan larga.

7. ¡PISÁNDONOS LOS TACONES!

   Es sorprendente cómo una comedia en la que aparecen dos de las mujeres más graciosas de Hollywood (Sofía Vergara y Reese Witherspoon) puede ser tan aburrida. En pleno boom del humor feminista, Warner Bros. sigue proponiendo personajes planos.

6. VACACIONES

   Cuando en 1983 se estrenó Las vacaciones de una chiflada familia americana, la cinta tenía algo de frescura. Esta película de 2015 es mucho peor. Junto a unos chistes muy simples, presenta un humor homoerótico en situaciones que no vienen a cuento. Quedarse en casa es mejor plan.

5. STONEWALL

   Roland Emmerich se tomó un descanso respecto al cine de acción para contar la historia del nacimiento del movimiento gay moderno. A pesar de un propósito tan encomiable, la película desprecia la contribución de los afroamericanos implicados para insistir en la figura de un granjero blanco que organiza toda la protesta.

4. EL SECRETO DE ADALINE

   La vuelta de Blake Lively a la gran pantalla después de tres años quizá fue tan chocante para la actriz que no consiguió centrarse en interpretar a su personaje. La historia cuenta el drama de una mujer que nunca envejece, lo cual se convierte en una maldición, pero al personaje de Lively pareció no afectarle demasiado.

3. EL DESTINO DE JÚPITER

   Los hermanos Wachowski suelen contar historias a una escala admirable. Desgraciadamente, en esta ocasión quizá fueron demasiado ambiciosos a la vez que poco originales. La historia de una señora de la limpieza que está predestinada a convertirse en la reina del universo es difícil de llevar. Es demasiado retorcida y la falta de coherencia, desarrollo de los personajes y sentido común hace que no sea muy brillante.

2. ALOHA

   Cameron Crowe trató de dar lo mejor de sí en Aloha. La película, en la que aparecen Bradley Cooper, Emma Stone y Bill Murray, se parecía a una larga retahíla de films predecibles. Más bien parecía una reflexión sobre la Era Espacial, una serie de confesiones aleatorias y una historia muy confusa.

1. LOS CUATRO FANTÁSTICOS

   Cuando parecía que las películas basadas en cómics eran imparables, Los Cuatro Fantásticos demostraron lo contrario. Una triste adaptación puede acabar con un superhéroe. A pesar de contar con un casting muy prometedor formado por Michael B. Jordan, Miles Teller y Kate Mara, el director Josh Trank convirtió una historia original en una cinta predecible y con unos ridículos efectos visuales.